FAMILIAR segunda mano

¿Qué hace especial un vehículo familiar?

Empecemos por el básico, definiendo qué es un coche familiar. Aunque su propio nombre ya nos indica al público al que están dirigidos este tipo de vehículos, hay que tener en cuenta que su carrocería cuenta con unas características y formas específicas. Un familiar es un tipo de carrocería usada en los automóviles de turismo. Son carrocerías de dos volúmenes simples en las que el acceso al maletero es una puerta (o portón trasero con vidrio) siendo así automóviles de cinco puertas como norma habitual.
También es cierto que existen coches familiares con tres puertas con doble luneta lateral trasera, aunque estos están más orientados al transporte mixto, es decir, de pasajeros y mercancías, teniendo un uso más profesional y laboral que lúdico o recreacional. En España las marcas de coches utilizan distintos términos para referirse a sus coches familiares. Por ejemplo, Fiat apuesta por el «apellido» Station Wagon en sus vehículos que disponen de esta opción de carrocería.
Audi, por su parte, apuesta por el término Avant para hacer referencia a sus coches familiares. Y como último ejemplo podemos echar un vistazo a la regla que sigue Mercedes-Benz, apostando por Estate como el apellido que incorporan en su nombre todos sus vehículos de carrocería familiar. Desde las marcas premium más exclusivas hasta las firmas generalistas, todas cuentan con una mayor o menor cantidad de este tipo de vehículos.

 

La resistencia del coche familiar en el mercado

A diferencia de los monovolúmenes tradicionales, los coches familiares siguen resistiendo el envite imparable de los SUV y Crossovers. Fabricantes de primer nivel como Volkswagen o Toyota continúan destinando grandes cantidades de recursos al desarrollo de estas carrocerías. A pesar que hace bastantes años los familiares eran vehículos independientes, en la actualidad estas carrocerías se desarrollan a partir de un hatchback de 5 puertas para situarse en sus gamas como una alternativa más práctica.
En parte, este cambio dentro de la industria automovilística viene como consecuencia de la necesidad de abaratar costes en el desarrollo y producción. Y es que no es lo mismo que desarrollar varios coches de forma individual, que trabajar en una base de la que posteriormente derivarán multitud de variantes de carrocería. Los coches familiares han pasado a ser los «hermanos mayores» de los compactos y utilitarios con carrocería tipo hatchback. Solo hay que echar un vistazo a la gama de las distintas marcas que operan en nuestro mercado.
Algunos de los coches familiares más populares que hay en el mercado español son el SEAT León ST, el Volkswagen Golf Variant o el Audi A4 Avant, entre otros muchos. De todos estos modelos que hemos mencionado existe una versión hatchback de cinco puertas convencional. Las familias no numerosas siguen siendo los principales compradores de este tipo de automóviles ya que ofrecen un maletero con una mayor capacidad de carga, aunque en muchos casos el espacio disponible en las plazas traseras sea prácticamente el mismo al del modelo base sobre el que ha sido desarrollada la variante familiar.

 

Lunes a viernes 10:00 am - 20:00 pm
Sábados (Leganés) 10:00 am - 14:00 pm